Nueva consola de videojuegos china para competir contra la Xbox One y PS4

Pasaron 15 años de prohibición, China había cancelado la distribución de consolas y videojuegos desde el 2000, por la supuesta premisa de que el Gobierno tenía miedo que el uso de estos afectará negativamente a los jóvenes.

Fue hasta comienzos de 2016 que el país decidió levantar la prohibición Sony, Nintendo y Microsoft, los productores más grandes del mundo celebraron la decisión y llenaron los almacenes con su consola, pues China es uno de los principales mercados en el mundo.

Sin embargo, uno de los países con mayor industria y producción de tecnología no podía dejar pasar 15 años en vano. Fuze Entertaimentlanzó al mercado su nueva consola de videojuegos Tomahawk F1, que busca dejar a un lado las consolas tradicionales.

Videojuegos exclusivos, diseño novedoso y un precio muy por debajo del mercado

En diseño la consola china se parece demasiado a la PlayStation 4, tanto en su diseño como en su interfaz, pero su control no, el control fue diseñado más parecido a la propuesta de Estados Unidos con su Xbox One.

Con respecto a la propuesta de videojuegos para la consola, Fuze llevó a los principales productores de videojuegos para apoyar el lanzamiento e impulsar la venta en el mercado chino. Videojuegos exclusivamente para el mercado que verán la luz del mundo en un buen tiempo.

Más allá de la oferta de nuevos videojuegos exclusivos, su verdadero factor diferencial es su precio, una consola Tomahawk F1 cuesta 170 dólares en su versión más económica, que se elevan a 230 por una versión con disco duro, unos 70 dólares más barata que la versión más económica de la Xbox One.

Además respondiendo a la nueva tendencia tecnológica de la realidad virtual, la consola tendrá su propio ‘headset’ que lanzará en China durante junio.

error: